El suicidio: Mitos y realidades

Una persona normalmente toma la decisión de suicidarse porque se siente aislada, sin apoyo de familiares, amigos o la total ausencia de estos. Además, en el caso de haberlos no busca ayuda porque no quiere preocuparlos o le da vergüenza que sepan cómo se siente.

También es posible que la persona se sienta estancada, ya sea económica, social o familiarmente y esta situación más el abuso de sustancias como el alcohol la hagan pensar en el suicidio como alternativa para darle fin a su vida.

Sea cual sea el caso, Gastón Noriega, médico psiquiatra de la Clínica El Jardín va a asesorarte sobre algunos mitos y realidades sobre el suicidio y cómo tratar a una persona que está pensando en él, estos son los mitos y sus realidades:

Hablar de suicidios genera más suicidios

Según Gastón “hablar sobre suicidios con alguien que quiere suicidarse no hace que esta se convenza de hacerlo, sino que abre otras posibilidades para su problema, los hacen sentir comprendidos, habilitándolos así para que puedas hablar con ellos sobre el problema real que los hace querer morir.”

Las personas que se quieren suicidar no lo dicen

Es uno de los mitos más difundidos, pero Noriega nos hace saber que “incluso el 81% de las personas que se han suicidado les han dicho a otras personas cómo, cuándo y en donde planeaban suicidarse, así que esta es una de las más importantes señales para prevenir el suicidio.”

Las personas que amenazan con suicidarse no lo hacen

Las personas pueden decirlo ya que lo están pensado, esto hasta que el problema es lo suficientemente grande que aumentan la apuesta hasta el límite y terminan haciéndolo. Nunca debes desafiar a alguien a suicidarse.

Solo las personas con problemas graves se suicidan

Para el Psiq. Gastón esto es falso ya que “existen personas cuyos problemas no eran graves para los demás, pero si para ella y por esto deciden suicidarse. No es necesario tener un problema grande para que una persona tome esta decisión.”

Las personas que se suicidan son egoístas o cobardes

Las personas que piensan en suicidio no son egoístas ya que no piensan en que la gente sufrirá cuando ellos no estén, al contrario, piensan que estarán mejor. Tampoco son cobardes ya que buscan una salida a un dolor que les impide vivir con normalidad.

Los medios de comunicación no tienen que hablar de suicidio

Mientras la población esté más consiente de cómo evitar el suicidio menor será el índice de personas que se suiciden, sin embargo, algo si deben evitar los medios de comunicación y es invadir la intimidad de una familia afectada por este suceso.

Una excelente alternativa para usar estas noticias de manera positiva es colocando números de teléfono a los cuales las personas con problemas de depresión puedan llamar para pedir ayuda.

El suicidio no se puede prevenir

Gastón Noriega desmiente este mito opinando que “el suicidio si se puede prevenir por medio de programas de prevención que no solo ayudan a las personas que planean suicidarse, sino que también instruyen a las personas para que puedan apoyar efectivamente a una persona que piensa en el suicidio.”

Factores de riesgo del suicidio

La probabilidad de que una persona se quite la vida es mayor según una serie de factores que nos comenta el psiquiatra Gastón Noriega, a mayor número de factores, mayor probabilidad existe de que tenga éxito:

  • Número de intentos.
  • Seriedad de los intentos.
  •  En caso de ser varón.
  • Grado de ocultamiento.
  • Alguna enfermedad mental previa.
  • Personas que no puedan acceder a los servicios de salud
  • Minorías
  • Personas que sufren abuso de algún tipo
  • Personas que consumen drogas entre otras.

Señales de alerta

Las señales de alerta son acciones por parte de una persona que se quiere suicidar y nos tiene que llamar la atención para llegar a la acción y evitar ese suicidio. Algunas señales de alerta son:

  • Expresiones negativas.
  • Cambios de comportamiento.
  •  Mensajes de despedida.

¿Cómo ayudar a una persona que piensa en suicidio?

Para pasar de ser inactivo ante las señales de alerta y comenzar a ayudar puedes realizar las siguientes acciones:

  •  Respetar tiempos: debes hablar sobre el tema de manera delicada y progresar según veas que la otra persona se abre a ti.
  • Hablar en privado: no hables sobre este tema con otras personas alrededor.
  • Transmitir serenidad: hablar en un tono sereno, sin demostrar miedo, pero compartiendo la preocupación. A veces lo mejor simplemente es acompañar.
  • Indagar sobre la causa: a medida que vayas progresando puedes preguntar sobre el por qué piensa tomar esta decisión. Esa o esas causas pueden ayudarte a ayudarlo por medio de profesionales.

Por último, es vital compartir esta información para que todo el mundo que tenga un familiar, amigo o compañero con pensamientos de suicidio pueda recibir esa mano amiga que necesita.

Una vez sepas la causa puedes aconsejarle amigablemente que si los deseos de quitarse la vida siguen llegando puede acudir con un profesional de la salud mental como Gastón en la Clínica El Jardín, el cual lo guiará en un proceso para que pueda solucionar los problemas de su vida.

No Comments

Post A Comment